domingo, 27 de febrero de 2011

El aborto mata al niño, destruye a la mujer y ciega la conciencia del padre




P. Benedicto XVI


DISCURSO A LOS MIEMBROS DE LA PONTIFICIA ACADEMIA PARA LA VIDA

Benedicto XVI: «El aborto mata al niño, destruye a la mujer y ciega la conciencia del padre»

El Papa Benedicto XVI ha recordado que «Dios invita a defender la vida humana en todo momento» y ha defendido que «el aborto no resuelve nada», sino que, por el contrario, «mata al niño, destruye a la mujer y ciegae la conciencia del padre del niño arruinando con frecuencia la vida familiar». El Santo Padre ha asegurado que el síndrome post aborto que sufren muchas mujeres que han accedido voluntariamente a matar a sus hijos, suele ser la consecuencia de «la voz insuprimible de la conciencia moral».



(InfoCatólica 27/02/11)  Al recibir a los participantes de la asamblea general de la Pontificia Academia para la Vida, el Santo Padre ha señalado que los médicos deben ayudar a «muchas mujeres que creen encontrar en el aborto la solución a dificultades familiares, económicas, sociales o problemas de salud de su niño».

El Santo Padre ha asegurado que “la mujer es con frecuencia convencida, a veces por los mismos médicos, de que el aborto representa no solo una opción moralmente lícita, sino incluso un necesario acto terapéutico para evitar sufrimientos al niño y su familia”.
Sin embargo, el Pontífice ha destacado que esta tarea no corresponde solo a los médicos, sino que es necesario que “toda la sociedad se ponga a la defensa del derecho a la vida del concebido y del verdadero bien de la mujer”.
En este sentido, se ha referido al síndrome post aborto como a una “grave perturbación psíquica experimentada frecuentemente por las mujeres que se han sometido al aborto voluntario” y que es consecuencia de “la voz insuprimible de la conciencia moral y la herida gravísima”.
Por este motivo, ha recordado “a quienes quieren negar la existencia de la conciencia moral en el hombre”, que ésta “no es un valor extrínseco u opcional ni tampoco una prerrogativa de los cristianos o creyentes, sino algo común a todo ser humano”.
Benedicto XVI también se refirió al segundo tema de la asamblea, los bancos de cordones umbilicales, alentó estas iniciativas solidarias, oponiéndose a su comercialización, y resaltó la validez ética de estos trabajos, especialmente en el campo de las células estaminales para evitar la eliminación de embriones humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario