domingo, 20 de marzo de 2011

¿Es lógico el protestantismo?

por Jesús Hernández


Hace ya algunos años, en 2002, tuve mis primeros contactos con hermanos separados (evangélicos, protestantes), gracias a la potencia que tiene Internet en materia de comunicación.

Al dialogar con ellos, al descubrir qué creían y por qué lo creían, sentí de inmediato la necesidad de consultar qué respondía la Iglesia Católica a los cuestionamientos y razones presentados por estos hermanos. Mientras aprendía más sobre Catolicismo y Protestantismo, más crecía mi convicción de que el protestantismo es una rama del Cristianismo importante, pero ILÓGICA e INCOHERENTE.


Entonces preparé un artículo -antecesor de éste nuevo-, expresando por qué es Ilógico el protestantismo. Ahora con mayores datos, me permito hacer una actualización general, con información conseguida a fuerza de más diálogos y lecturas. Agradezco a todos los hermanos que han tenido la gentileza de intercambiar puntos de vista conmigo, añadiendo que si bien he tenido encuentros poco gratos, mucho me alegra el que la mayor parte de mis diálogos con protestantes hayan sido instructivos, cordiales y llenos de la intención de buscar la Verdad. Dios bendiga y guíe a quienes lo buscan.


-Definamos "Protestantismo"
El nombre de "protestantes" se da desde el siglo XVI a los partidarios de las ideas luteranas de la Reforma. Se les llamó así porque en la Dieta de Spira, convocada por el emperador Carlos V, se estableció que el luteranismo no podía extenderse más allá de Alemania. Los príncipes luteranos de la Dieta PROTESTARON contra dicho edicto; y de ahí viene el nombre de protestantes, que se aplicó, después de los luteranos, a cuantos siguieron el movimiento reformista.
Los calvinistas o hugonotes fueron también llamados "protestantes", igual los anabaptistas, presbiterianos, bautistas, etc. Hoy día, los términos protestantes y protestantismo se utilizan entre los medios profanos y católicos en referencia a quienes se autodenominan "cristianos evangélicos" y a las sectas pseudocristianas surgidas de ellos, y abarca a los ya llamados "protestantes": luteranos, calvinistas, anabaptistas, y a bautistas, presbiterianos, pentecostales, cristiadelfianos, Testigos de Jehová, adventistas, metodistas, nazarenos, menonitas, Mormones, Luz del Mundo, "Asambleas de Dios", y todo el cúmulo de "iglesias cristianas" sin denominación específica, "Iglesia de Cristo Rey", "Iglesia Príncipe de Paz", "Iglesia del Buen Pastor", "Iglesia de Dios Maranatha", "Amigos de Israel", "Iglesia de la Revelación de Cristo Jesús" etc., etc., etc.




-Para este artículo, ¿A qué me refiero con "Protestantismo": Para definir al protestantismo, me serviré de un común denominadorque hay entre ellos, y es la creencia, arraigada a nivel apologético, de que no existe la sucesión apostólica, y de que la Iglesia Católica surgió a partir del siglo IV con Constantino el Grande.

Por lo tanto, para un servidor, PROTESTANTISMO es todo el conjunto de comunidades cristianas y pseudocristianas que rechazan la sucesión apostólica y consideran que la Iglesia Católica surgió hasta el siglo IV, sin remontarse por lo tanto a la era apostólica.

Existen muchos más puntos en los que el protestantismo difiere del catolicismo, pero la negación de la sucesión apostólica es el común denominador que más lógica resta a su causa, y por lo tanto, que servirá de base para los comentarios posteriores.
A esto señalemos: Las Iglesias Ortodoxas Orientales tampoco reconocen la autoridad del Papa y el Magisterio Católico, pero aceptan la sucesión apostólica, sosteniendo que dicha sucesión continúa en sus iglesias. Con esto, la existencia del cristianismo ortodoxo tiene lógica y sustento razonable, lo que no ocurre en el caso de Sectas y Protestantes.



Sola Scriptura es un común denominador entre los cristianos evangélicos. Sectas como Mormones, Adventistas y Testigos de Jehová no lo contemplan con el mismo rigor, sino que admiten como fuentes doctrinales los escritos de sus fundadores, destacando El Libro de Mormón, y la gran cantidad de libritos publicados por la Watchtower Tract Society.
He visto muchas "definiciones" de Sola Scriptura, dadas por evangélicos, y he encontrado diferencias entre ellas, tales como:
-La Biblia es la única fuente doctrinal.=La única forma de conocer la doctrina es leyendo la Biblia. La función de los pastores es entonces explicar lo que el fiel por su cuenta "aprendió".
-La Biblia es la única autoridad en cuestiones de fe.=Se puede "aprender" en otras fuentes, pero la última palabra la tiene la Biblia (interpretada por alguien, claro).
-La Biblia es la única base de la verdad.=Cierta interpretación de la Biblia es la única forma de conocer la verdad.

-La Biblia es la máxima autoridad doctrinal. =Hay varias autoridades, pero en teoría, "la Biblia" es la máxima. Consideremos que aquí la Biblia requiere una interpretación que haga efectiva su "máxima" autoridad.
-La Biblia es la Palabra de Dios Revelada. =Definición suave, porque elimina el concepto de "Sola", y por lo tanto, hay otras autoridades y fuentes aparte de la Biblia; definición muy escasa en el protestantismo.
Diferencias sutiles, que requerirían estudios críticos por separado. Pero absorbámoslas -por ahora-, para tener una idea general de lo que es Sola Scriptura: Tenemos que para cuestiones de fe, debemos recurrir SÓLO A LA BIBLIA y no a otra Autoridad.
Desde el principio, Sola Scriptura manifestó un problema: La Exégesis.

En efecto, si se admite que sólo recurriendo a la Biblia podemos conocer y practicar la fe cristiana, tenemos la cuestión... -¿Sólo la Biblia... interpretada POR QUIÉN?-

Casi de inmediato, Lutero tuvo que afrontar este problema, y lo resolvió enseñando que cada fiel -con la guía del Espíritu Santo recibida por la Fe y Petición directa-, puede obtener una Interpretación Correcta de las Escrituras: esto es lo que admiten hoy todavía la mayoría de evangélicos. Otros subordinan su personal interpretación a la interpretación del pastor de su congregación.
Con esto se resolvía el problema de adjudicar a ALGUIEN la interpretación bíblica, pero al mismo tiempo sin establecer una Autoridad similar a la de la Iglesia Católica.

No obstante la habilidad de Lutero, el principio de Sola Scriptura es ilógico e inverosímil, por los siguientes motivos:

-Sola Scriptura es ILÓGICA: Si admitimos que la fe cristiana se conoce "sólo por la Biblia", entonces la propia Sola Scriptura debe estar enseñada en la Biblia.

Esto significa un problema, pues pese a muchas apologías de los hermanos separados al respecto, lo cierto es que no han podido demostrar esta doctrina. Ningún versículo bíblico dice que debemos recurrir "sólo a la Biblia" para las cuestiones de fe cristiana. Todos los intentos de los evangélicos han fallado en este punto.

Como consecuencia, si "sólo la Biblia" es insuficiente para sostener a "sólo la Biblia", la doctrina se autoelimina, por contradicción inherente.
-Sola Scriptura es INVEROSÍMIL: La doctrina de Sola Scriptura es imposible en dos sentidos: Cuando los apóstoles evangelizaban a los primeros cristianos, la Biblia aún no se completaba, y mucho menos se compilaban los escritos que hoy admitimos en el Nuevo Testamento.
Y una vez compilada y formada la Biblia como hoy la conocemos, durante 14 siglos el único medio de copiar libros en Europa fue A MANO, luego había pocas copias de la Biblia, y no todo mundo tenía acceso a ellas.
Por lo tanto, esta regla de fe no pudo seguirse en los primeros siglos del cristianismo y aún muchos siglos después. Pero a pesar de ello el Cristianismo se extendió en toda Europa, parte de Asia y África. De ello no podemos sino concluir que desde el cristianismo primitivo se reconocían y aplicaban otras formas de enseñanza, que se remontan hasta los Apóstoles. Luego la Historia desmiente a Sola Scriptura, pues sólo por la existencia de otras autoridades y fuentes doctrinales se explica el crecimiento del cristianismo desde el siglo I.



-Biblia sin Magisterio, principio ilógico

Desde luego, que si aceptamos a la Biblia como "único recurso" para cuestiones de fe, toda autoridad ulterior sale sobrando. Así ocurre en este caso. Los evangélicos rechazan la existencia de un Magisterio Eclesiástico que debata, analice y enseñe LA DOCTRINA correcta.
En teoría, los pastores protestantes no tienen ninguna autoridad doctrinal, sino -quizás- moral. Sola Scriptura permite a cualquier protestante de cualquier congregación, NEGAR lo que su Pastor enseñe, y afirmar que él ha entendido otra cosa de las Escrituras, y tiene pleno derecho a creer lo que le venga en gana.
Hay partes protestantes que practican este principio, y partes que admiten como VERDAD lo que sus Pastores interpretan de la Biblia, con lo cual Sola Scriptura queda en plano menor.
Vamos a la raíz del problema: Es ILÓGICO e INCONSISTENTE aceptar la Biblia al tiempo que se rechaza a un Magisterio Eclesiástico Autorizado, como podemos ver:
-ILÓGICO aceptar la Biblia rechazando a la Iglesia: Los libros del Nuevo Testamento fueron escritos por Maestros de la Iglesia Primitiva; no se puede rechazar las enseñanzas extra-bíblicas de los Apóstoles sin rechazar también las enseñanzas bíblicas (aceptarlo implicaría afirmar que los Apóstoles predicaron y escribieron cosas distintas).
Posteriormente, sus libros circularon entre los primeros cristianos a la par de libros apócrifos y gnósticos. Fue el Magisterio Eclesiástico, en los Concilios de Hipona y Cartago, quien separó los libros inspirados de los no-inspirados, afirmando para la Cristiandad que 46 libros del A.T. y 27 del N.T. formaban la Palabra de Dios Revelada.

Si se rechaza la Autoridad del Magisterio, entonces debemos suponer que el Magisterio ERRÓ en Hipona y Cartago, y es FALSO, por lo tanto, que dichos 27 libros sean inspirados. Ya dejaremos a nuestro gusto y sabor determinar cuáles sí lo son, y cuáles no.

Apliquemos la frase simple: "Si no vale la Autoridad de la Iglesia, entonces la Biblia tampoco".

-INCONSISTENTE aceptar la Biblia rechazando a la Iglesia: La propia Biblia menciona y enseña la existencia de una Autoridad Eclesiástica, con poder de atar y desatar (Mateo 18:15-18), con el título de "columna y baluarte de la verdad" (1Timoteo 3:15), y a cuyos Apóstoles vemos ejerciendo esa su autoridad para enseñar y nombrar nuevos predicadores.
Consecuentemente, rechazar el principio de un Magisterio con Autoridad para interpretar y enseñar, atar y desatar, es ir contra lo que la misma Biblia enseña: Sola Scriptura no sólo se contradice al no enseñarse a sí misma, sino PEOR AÚN: Enseña lo contrario a Sola Scriptura.


-¿Por qué el Protestantismo acepta la Biblia?
¡Buena pregunta!; y no se crea que es una pregunta moderna, en realidad, surgió casi parejo con la negación del Magisterio por parte de Lutero.
Y es que negar la autoridad del Magisterio y la sucesión apostólica lleva consigo una inquietante cuestión... Si durante 15 siglos fue esa "papista e inquisitorial Prostituta", la que transcribió, copió y conservó la Biblia, ¿POR QUÉ esto sí lo aceptó el Protestantismo?
Muchas veces he visto intentos de hermanos de responder a esta pregunta, pero TODAS las explicaciones que he visto fallan -si no en un punto, en otro-; pues la realidad es una: Fue la Iglesia Católica quien enseñó a los cristianos, desde el siglo I, que las escrituras del A.T. eran Palabra de Dios Revelada, siguiendo la línea judía, y posteriormente, se formó el Canon del N.T., determinándose (no "decidiéndose"), que 27 libros, entre ellos los 4 Evangelios, son también Palabra de Dios Revelada, y así, dichos 27 libros fueron separados por el Canon, de numerosas obras apócrifas y gnósticas que circulaban entre los primeros cristianos.

En mi humilde opinión, ésta es la más grande inconsistencia del protestantismo, pues acepta esta crucial determinación de la Iglesia Católica pero al mismo tiempo niega a dicha Iglesia.
En una ocasión, preguntando a un grupo de hermanos evangélicos por qué creían que todos y cada uno de los 66 libros que ellos aceptan son Palabra de Dios, me dieron una serie de respuestas que efectivamente podrían aplicarse a demostrar que la Biblia es Palabra de Dios.
El problema es que las razones que me dieron, aplicadas a casi cualquier otro libro, también demostrarían que éste libro es Palabra de Dios. Pero Revelación Universal sólo hay UNA, y para reconocerla se deben dar argumentos que permitan distinguir a la Sagrada Biblia de cualquier otro libro.
En este sentido, me temo que NUNCA he visto el argumento protestante que requiere el caso, unos se prestan a subjetivismo, otros a insuficiencia, otros pueden aplicarse a cualquier libro, etc.
El argumento católico es el siguiente: Se cree que 73 libros son Palabra de Dios inspirada, porque así lo enseñó la Iglesia Primitiva, por boca de los concilios de Hipona y Cartago, y porque habiendo NECESIDAD (tanto bíblica como lógicamente), de una Autoridad que Instruya y Predique a sus fieles la verdad, luego es MENESTER acatar sus enseñanzas.
¿Por qué -entonces-, creía Lutero que la Biblia era Palabra de Dios?: Pues porque sencillamente durante 15 siglos así lo venía enseñando la Iglesia Católica, haciéndole eco las Iglesias Orientales, y por lo tanto Lutero se adhirió a dicha creencia, hasta que cayendo en la inconsistencia, aceptó la Biblia pero rechazó a la Iglesia que compiló y conservó la Biblia.
Y esta inconsistencia se revela en muchísimos puntos más pequeños. Por ejemplo, tuve el gusto de escuchar el testimonio de un hermano separado bautista que fue católico.
En su testimonio, describe como "empezó a leer la Biblia sin preconceptos", y que eso lo llevó al protestantismo. Sin ánimo de ofender su personal vivencia, creo que el primer "preconcepto" de un católico sobre la Biblia, es que la Biblia es Palabra de Dios.
Dejar de lado los "preconceptos y prejuicios católicos", obligaría a una persona sincera a DEJAR DE LADO TAMBIÉN la creencia de que la Biblia es Palabra de Dios, pues esto se lo enseñó la Iglesia Católica, y ya que se está suponiendo equivocada a la Iglesia, ¿Por qué no suponerla también equivocada en lo referente a la inspiración divina de la Biblia?

-Consecuencias de esa Ilógica Protestante
Sola Scriptura es una doctrina que, pese a ser ilógica, tendría pocas consecuencias notables, si Sola Scriptura fuera UNA y NO MUCHAS.

Yo pienso que la principal falla en el interior del protestantismo, es la "libre interpretación de la Biblia" (prohibida expresamente en 2Pedro 1:20).

Rechazar la sucesión apostólica lleva a rechazar la autoridad de un Magisterio legítimo, y con ello, se admite que CADA FIEL, con sus propias luces, es capaz de llegar a una interpretación correcta de la Biblia, misma que "sería suficiente" -en teoría-, para conocer lo que Dios nos pide y nos ofrece.
Esto lleva a una situación en la que dos protestantes que no estén de acuerdo, pueden separarse, fundando cada quien su personal comunidad, teniendo sus propios seguidores. Hoy en día esta falla ha dado lugar a muchísimas iglesias y comunidades protestantes DISTINTAS, con doctrinas diversas, cultos diversos y puntos de vista morales diversos.
Los cristianos evangélicos distinguen también a las corrientes no-cristianas, como Mormones y Testigos de Jehová, pero es interesante puntualizar que dichas religiones surgieron del protestantismo por motivo del principio de libre interpretación. Y es que en materia bíblica se llegan a dar interpretaciones de lo más raras y excéntricas.
Finalmente, el protestantismo no está unido, pues cada denominación o corriente sigue una determinada exégesis, conservando también, ciertamente, varios factores en común que permite asignar a un gran grupo de corrientes protestantes, el nombre de "cristianos evangélicos"; nombre que de hecho ellos se auto-dan, siendo conocidos por el Magisterio Católico como "hermanos separados".
-Comentarios finales
Sólo como consejo, sugiero a los hermanos considerar que los hombres estamos sujetos a error, y que probablemente no somos tan inteligentes como creemos (o deseamos) ser. Aplíquese esto al caso de la interpretación de la Biblia, y se encontrará una "fórmula" para ser católico.
Yo, por ejemplo, asumo que la interpretación correcta y sin error de la Biblia, debe buscarse entre los primeros cristianos, contemporáneos de los Apóstoles, y por lo tanto, receptores más inmediatos de la interpretación apostólica.
Y buscando, he encontrado notable concordancia entre los escritos y testimonios cristianos de los primeros siglos, y las actuales enseñanzas católicas, que en lo dogmático son iguales a las del Concilio de Trento, a las de los Concilios de Lyon, Florencia y Letrán, y a los primeros concilios del cristianismo: Nicea, Constantinopla, Hipona, Cartago, Éfeso, etc.
Creo, pues, sinceramente, que la Iglesia Católica es la que ha permanecido más apegada a la línea doctrinal de los apóstoles, siguiéndole las Iglesias Orientales y finalmente las Evangélicas.
Quiero retener lo bueno del protestantismo, y creo que lo mejor que se puede aprender de ellos es el APRECIO ENORME por las Sagradas Escrituras -evitando extremos, claro-, agradeciendo pues, el ejemplo de los hermanos que realmente consideran y siguen lo que en su corazón creen que es correcto, y cuya interpretación bíblica tienen por veraz.
Nada tengo que objetar a cuantos evangélicos que creen de corazón y viven su fe cristiana lo mejor que pueden: Para ellos, mi mayor respeto y mi estima.
Tengo que manifestarme, sí, contrario, a los protestantes que manifiestan ANTICATOLICISMO de muchas formas, y debo responder como cristiano confirmado en la fe, para servicio de Cristo y Su Iglesia.
Sirva esta pequeña entrega, que pongo en manos de Dios, para cooperar a la causa de una mayor hermandad entre Católicos y Protestantes, como Familia Cristiana que somos y debemos estar conscientes de ser; no será nunca mi intención ser causa de ofensa para ningún no-católico ni para sus creencias. Mi voto es por una crítica ecuménica de ambas partes, limando asperezas y encontrando motivos por los cuales dar gracias a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario