viernes, 8 de julio de 2011

La camiseta que llevaba Juan Pablo II el día de su atentado


8 de julio, 2011. (Romereports.com) En esta iglesia de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl en Roma se expone una reliquia muy particular de Juan Pablo II. Se trata de la camiseta interior que llevaba el día del atentado en la Plaza de San Pedro, el 13 de mayo de 1981. 


Sor Beatrice PrioriHijas de la Caridad de San Vicente de Paúl


Esta camiseta es importante tanto por lo que vemos con los ojos como por lo que no vemos con los ojos.Habla del gran sufrimiento del Papa; de lo que sufrió durante el atentado pero también del sufrimiento que le ha acompañó el resto de su vida”. 

El día del atentado, los médicos cortaron la camiseta para operar de urgencia al Papa y la abandonaron en un rincón del quirófano. La enfermera jefe del Policlínico Gemelli, Anna Stanghellini, la recogió y la guardó en secreto durante años. 

Después de jubilarse, fue a vivir a la casa de las Hermanas de la Caridad. La hermana Beatrice Priori se llevó una gran sorpresa cuando en marzo del 2000 le confesó su secreto. 

Sor Beatrice Priori 
Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl


Me quedé perpleja, pensativa, y francamente, no sabía qué hacer. Pensando y repensando me di cuenta de que se trataba de una cosa importante y que debía de ser conservada e impedir que se rompiese o estropease. Junto a otra hermana, decidimos conservarla como ahora se ve”. 

Tras la muerte de Juan Pablo II, la religiosa decidió llevarla al Vaticano para que la autentificasen. Junto a la camiseta llevó esta carta de la enfermera y otra que ella misma había escrito cuando la descubrió. Un mes después, ya verificada, volvió a manos de las Hermanas de la Caridad. 

Sor Beatrice Priori 
Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl


Esta camiseta habla de la capacidad de perdón de Juan Pablo II, de su capacidad de amar a los demás. Perdonó a quien trató de asesinarlo, le tendió la mano.Detrás de esta camiseta hay una mano potente que desvió la bala. Según los doctores, si le hubiese entrado dos milímetros más a la izquierda o dos más a la derecha no hubiese llegado vivo al Policlínico Gemelli. Ahí detrás estuvo la mano de la Virgen”. 

La comunidad religiosa conservaba esta camiseta en una sala con otros objetos de valor simbólico. Ahora, después de la beatificación de Juan Pablo II, se expone en su iglesia para que todos los católicos puedan verla. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario