lunes, 17 de diciembre de 2012

ORACIONES DEL MONAGUILLO AL REVESTIRSE

El Monaguillo debe ser una persona de oración



ORACIONES DEL MONAGUILLO


Oración para todos los días

Amigo Jesús, 
te agradezco el honor y la alegría que me das, 
al poder servir en el Altar. 

Concédeme el don de la piedad, 
la virtud de la pureza, 
y el conocimiento de la doctrina cristiana. 

Aumenta mi fe en tu Divina Presencia en el Altar, 
y motiva mi adoración sincera. 

Haz que cada día sea mejor 
y sirva de buen ejemplo a los demás. 

Bendice a todos los monaguillos  y acólitos, 
para que ayuden al decoro de las celebraciones, 
y para que florezcan entre nosotros las 
vocaciones consagradas 

AMÉN


Oración para antes de la Misa
(se puede rezar con el sacerdote en la sacristía antes de salir)
Ayúdame a estar muy atento
para reconocerte en seguida en la persona del sacerdote,
a escuchar con provecho tu Palabra,
a alimentarme dignamente con tu Cuerpo y tu Sangre,
y a reconocerte presente
en medio de la asamblea de los hermanos.
Ayúdame a servir a tu altar como tú mereces,
a hacerlo todo con diligencia  y eficacia,
y, sobre todo, a hacerlo por tu amor.
Sí, que todo mi actuar sea, Señor,
expresión del amor con el que quiero amarte,
puesto que sólo en ti encuentro la paz y la alegría.
Ayúdame, Madre de Dios y madre mía,
tú que nos dijiste a todos: "Haced lo que él os diga".

Amén.


Oraciones para revestirse

Para la sotana:


Dominus, pars haereditatis meae, et Calicis mei: tu es, qui restitues hereditatem meam mihi.

Señor, tu eres la porción de mi herencia y de mi cáliz: tú eres él que restaurará mi heredad.


Para el Sobrepelliz:

Indue me, Domine, novum hominem, qui secundum Deum est en creatus 
Iustitia et veritatis sanctitate. Amen.

Revísteme,  Señor, del hombre nuevo, que ha sido creado por Ti en la justicia y en la santidad de la verdad.




Oración para después de la Misa
(preferiblemente ante el Sagrario después de recoger el altar)


Señor, bendito seas por  el gran  don de la Eucaristía.
Una vez más me has querido acerca a tu altar,
sirviéndote a ti y a los hermanos.
Gracias por tu Palabra, que me enseña
por todo lo que has hecho y haces constantemente por mí;
gracias por el sacerdote, imagen tuya,
que eres el buen Pastor de todo el rebaño;


gracias por la comunidad de los hermanos,
que me ayudan a comprender que soy miembro de la Iglesia;
que una vez más nos has dado por amor.

Ayúdame, ahora,
al volver a mi casa y a mis obligaciones de cada día,
a ser buen cristiano.
Que sepa reconocer en cada persona a mi hermano,
que espera ser amado de todo corazón.
Así no me apartaré nunca de tu lado,
aquí en la iglesia y también fuera de ella.

Madre de Dios y madre mía,
intercede para que en todo lo que diga, haga o piense,
tu Hijo y Señor nuestro sea glorificado.

San José mi padre y señor, Ángel de mi guarda intercede por mí. Amén.


ORACIÓN MENTAL

Para empezar la oración: 

Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes. Te adoro con profunda reverencia. Te pido perdón de mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración. Madre mía inmaculada, san José mi padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí.


Para acabar la oración: 

Te doy gracias Dios mío por los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación. Te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía inmaculada, san José, mi padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí.








1 comentario:

  1. ME PARECE MUY BIEN ESTA HORACION Y QUE EN VERDAD SE SIENTA EL AMOR A DIOS SOBRE TODO LA IMPORTANCIA QUE DEBE TENER LA ORACION EN LA VIDA DEL MONAGUILLO

    ResponderEliminar