lunes, 11 de marzo de 2013

EL CARDENAL CAMARLENGO: SUS FUNCIONES E INSIGNIAS

Camarlengo de la Iglesia católica



Escudo del Camarlengo e insignias durante el periodo de sede vacante.



En la Iglesia católica, el camarlengo es un funcionario de la corte papal. Es el administrador de los bienes y los ingresos de la Santa Sede; entre sus responsabilidades se incluía la administración del patrimonio de san Pedro. Como se regula en la Constitución Apostólica Pastor Bonus (28 de junio de 1988),1 el camarlengo ha de ser un cardenal, pues así es como se refiere a él dicho texto, siendo, como todos los miembros principales de la Curia pontificia, nombrado por el papa.

El camarlengo desempeña la función de cabeza de la Iglesia católica durante el periodo de sede vacante.

Significado y etimología

Se deriva del latín tardío camarlingus, y a su vez, del francés Kamerling, que proviene del latín camerarius, que significa "oficial de la cámara" (en general, refiriéndose a la "cámara del tesoro"), sin embargo el DRAE aporta otra etimología: la palabra camarlengo procede del idioma germánico franco kamarling (camarero) y tiene el mismo etimo que la palabra alemana Kammer (cámara); en rigor las dos etimologías no se oponen: el italiano camerlengo actual tomó la palabra del latín tardío (latín medieval), el latín tardío tomó la palabra del francés medieval y el francés medieval del idioma germánico de los francos.

Escudo de armas

Su escudo de armas está compuesto por un capelo cardenalicio, (es decir, de color rojo y quince borlas del mismo color a cada lado, dispuestas en cinco órdenes); sobre dicho capelo aparecen dos llaves cruzadas, una de oro y la otra de plata, (conocidas como las llaves del Reino de los Cielos, aparecen en las armas personales de los Pontífices y también -junto con la tiara o mitra en el caso del Papa Benedicto XVI- en el escudo de la Santa Sede) en saltire; el conjunto está surmontado por un ombrellino, un toldo o sombrilla en franjas alternas de rojo y amarillo, que representa también la Sede Vacante (es decir, un interregno papal).

Historia

Hasta el siglo XI, el Archidiácono de la Iglesia romana era responsable de la administración de los bienes de la Iglesia (es decir, de la Diócesis de Roma), pero sus numerosos y antiguos privilegios y derechos llegaron a ser un obstáculo frecuente a la acción independiente del Papa; como resultado de ello, cuando el último Archidiácono Hildebrando de Cluny fue elegido papa con el nombre de Gregorio VII en 1073, suprimió el Archidiaconado y fue cuando el cardenal encargado de la supervisión de la Cámara Apostólica, -es decir, el gobierno temporal de la Santa Sede-, pasó a ser conocido como camerarius o camarlengo.

Funciones

La responsabilidad más importante del camarlengo es la relacionada con la determinación formal de la muerte del Papa. El procedimiento tradicional para este momento comienza cuando el camarlengo, situado al lado del lecho de muerte del Romano Pontífice, llama a éste con su nombre de pila y apellidos –tres veces, con una diferencia de tres minutos entre cada llamada-; acto seguido, golpea suavemente la cabeza del Papa. Después de que el Papa es declarado muerto, el camarlengo quita el Anillo del Pescador de su dedo en presencia de los cardenales y luego procede a destruirlo con un martillo, junto con el sello oficial de plata del Pontífice.2 Estos actos simbolizan el final de la autoridad del Papa. Finalmente, el camarlengo procede a cerrar las puertas que dan acceso a los aposentos privados del Papa, ante la presencia de los cardenales prefectos y del Secretario de Estado; posteriormente comunica la noticia a los dignatarios principales de la Curia romana, al Decano del Colegio de Cardenales y al Vicario General de Roma quien, a su vez, lo da a conocer a la opinión pública. Es en este momento cuando se da inicio a la Sede Vacante, conformada por los preparativos de las exequias del Pontífice y el llamamiento aCónclave por parte del Decano del Colegio cardenalicio.

El camarlengo, durante la Sede Vacante, también actúa como jefe de Estado en funciones de la Ciudad del Vaticano. Sin embargo, durante este tiempo, no es responsable del gobierno espiritual de la Iglesia Católica Romana. La Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis (22 de febrero de 1996)3 encarga esa tarea al Colegio cardenalicio; a pesar de ello, el poder de gobierno que se les otorga es muy limitado, siendo sólo lo suficiente como para permitir que las instituciones de la Iglesia sigan funcionando y realicen algunas funciones básicas, esto, sin tomar decisiones definitivas o nombramientos, facultades o poderes cuyas funciones solo se reservan al Papa. El camarlengo, sin embargo, debe permanecer en el ejercicio de su cargo durante la sede vacante, a diferencia del resto de la Curia romana. La otra persona que se mantiene en su cargo es el Penitenciario mayor.4

Tres camarlengos han sido elegidos Papa: Cosimo Gentile Migliorati (Inocencio VII, 1404), Gioacchino Pecci (León XIII, 1878) y Eugenio Pacelli (Pío XII, 1939). Otros dos, Cencio, que fue elegido como Papa con el nombre de Honorio III en 1216, y Rinaldo Conti di Segni, elegido Papa con el nombre de Alejandro IV en 1254, no ocupaban el puesto de camarlengo para el instante que fueron elegidos (Cencio fue camarlengo desde 1188 hasta 1198, mientras que Rinaldo lo fue desde 1227 hasta 1231).

Lista de Camarlengos
Artículo principal: Anexo:Lista de Camarlengos.

El actual camarlengo es el cardenal Tarcisio Bertone, SDB nombrado por el Papa Benedicto XVI el 4 de abril de 2007, en sustitución del cardenal español Eduardo Martínez Somalo.

Desde el 23 de julio de 2012, es vicecamarlengo de la Santa Iglesia Romana el cardenal italiano Pier Luigi Celata, que sucedió al cardenal español Santos Abril y Castelló, miembro de la Congregación para los Obispos.

Referencias



RESPONSABILIDADES

La responsabilidad más importante del Camarlengo es la relacionada con la determinación formal de la muerte del Papa. Como en este caso Benedicto XVI no ha muerto, pasamos a las siguientes funciones.

Rito previo a la declaración de Sede Vacante

En este caso, a la hora señalada para la Sede Vacante (20:00 hs de Roma), el camarlengo procede a cerrar las puertas que dan acceso a los aposentos privados del Papa, ante la presencia de los cardenales prefectos y del Secretario de Estado; posteriormente comunica la noticia a los dignatarios principales de la Curia romana, al Decano del Colegio de Cardenales y al Vicario General de Roma quien, a su vez, lo da a conocer a la opinión pública. Es en este momento cuando se da inicio a la Sede Vacante, conformada por los preparativos de las exequias del Pontífice y el llamamiento a Cónclave por parte del Decano del Colegio cardenalicio.



El guardia suizo cierra las puertas de Castel Gandolfo simbolizando el final del Pontificado de Benedicto XVI.

El Camarlengo iniciando los ritos de la sede vacante

La Cámara Apostólica, formada por el cardenal camarlengo, por el vice camarlengo y por su oficina.

                    El Camarlengo, Mons. Bertone, clausura los aposentos de Benedicto XVI.

El Sustituto de la Secretería de Estado, Mons. Angelo Becciu y un notario procedieron al sellado de las dependencias papales.


El camarlengo, durante la Sede Vacante, también actúa como jefe de Estado en funciones de la Ciudad del Vaticano. Sin embargo, durante este tiempo, no es responsable del gobierno espiritual de la Iglesia Católica. 
La Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis (22 de febrero de 1996) encarga esa tarea al Colegio cardenalicio; a pesar de ello, el poder de gobierno que se les otorga es muy limitado, siendo sólo lo suficiente como para permitir que las instituciones de la Iglesia sigan funcionando y realicen algunas funciones básicas, esto, sin tomar decisiones definitivas o nombramientos, facultades o poderes cuyas funciones solo se reservan al Papa. El camarlengo, sin embargo, debe permanecer en el ejercicio de su cargo durante la sede vacante, a diferencia del resto de la Curia romana. La otra persona que se mantiene en su cargo es el Penitenciario mayor.

Un elemento particular: la férula

Utiliza férula el Cardenal Camarlengo.

                                               Férula del Cardenal Camarlengo

Con pequeñas variantes para unos y otros, se trata básicamente de un cilindro metálico de aproximadamente un metro de largo, quizá algo menos, recubierto de tercio de pelo de color rojo y remates dorados en ambos extremos.

Lo entrega el Papa al Cardenal Camarlengo el día de su nombramiento y éste la lleva en mano durante la sede vacante en señal de autoridad. El Cardenal Protodiácono la usaba durante la misa de coronación.

Beneicto XVI le entrega la férula al Cardenal Bertone.

El escudo del Cardenal Camarlengo durante la Sede Vacante

Escudo del Cardenal Bertone.

Su escudo de armas está compuesto por un capelo cardenalicio, (de color rojo y con quince borlas del mismo color a cada lado, dispuestas en cinco órdenes); sobre dicho capelo aparecen dos llaves cruzadas, una de oro y la otra de plata, (conocidas como las llaves del Reino de los Cielos, aparecen en las armas personales de los Pontífices y también -junto con la mitra del Papa emérito Benedicto XVI- en el escudo de la Santa Sede) en saltire; el conjunto está surmontado por un ombrellino, un toldo o sombrilla en franjas alternas de rojo y amarillo, que representa también la Sede Vacante (es decir, un interregno papal).

1 comentario:

  1. Interesante artículo, aunque era más accesible originalmente en Wikipedia. Y otra observación: si cita (o copia y pega, como en este caso) un artículo ajeno, debe:
    1) Pedir permiso al autor.
    2) Indicar fuente(s).
    Saludos en Cristo.

    ResponderEliminar