jueves, 10 de abril de 2014

GESTOS Y VESTIDOS EN LA IGLESIA

Gestos y Vestidos en la Iglesia: desde el Respeto, Cariño y Sencillez



En la imagen constatamos que en ORIENTE se respeta con gran delicadeza el sentido de Iglesia como Casa de DIOS
La Iglesia es la Casa de DIOS y no es la casa del PUEBLO. Dios está realmente presente en el Sagrario y, que yo sepa, nadie se queda a vivir dentro del Templo sino que cuando éste se cierra, Dios sigue allí en presencia real y no simbólica. La mayoría de las faltas de respeto, de decoro, de cariño……….que por desgracia se dan en la Iglesia, son efecto directo de la influencia modernista y protestante de considerar, por un lado, que la Eucaristía es un mero signo o símbolo, y, por otro, de creer que la presencia de Dios se da sólo mientras la asamblea está reunida. Ambas influencias perversas han llevado al estado de frivolidad que hoy se vive en tantas y tantas Iglesias. Y eso se nota especialmente en los GESTOS y VESTIDOS.
Supongamos, cada uno de nosotros, por un momento, que nos invitan a una recepción importante de la vida social, cultural o política. Si uno tiene un mínimo de uso de razón, seguro que nos preparamos para llegar a tiempo (antes de que empiece el acto), nos ataviamos con lo mejor que tengamos a disposición en el armario, cuidamos nuestros gestos y posturas….etc ¿Verdad?….entonces, ¿Cómo es posible que para ir a la Casa de Dios no consideremos la más mínima preparación?……..y, claro, ahora algún “pietista” de nuevo cuño dirá el tópico de que: “lo importante es ir a la Iglesia con el corazón listo”………son argumentos que ya suenan pesados, pues salen de la dialéctica de los contrastes positivos, o sea, poner en contra dos cosas buenas en si como si fueran opuestas. Es una forma muy propia del liberalismo y del marxismo, en sus análisis manipuladores de la realidad.
Por supuesto que lo más importante es el corazón, claro que si…..pero ¿acaso un corazón limpio ha de ser frívolo y descuidado?
Descendamos a lo concreto. Estos gestos y posturas son FRÍVOLOS y reducen la devoción y el respeto en la Iglesia:
- Cruzarse de piernas cuando se está sentado (señal de indiferencia)
- Acercarse a comulgar con las manos en los bolsillos (señal de pasotismo)
- Usar el móvil o cualquier dispositivo, salvo caso de urgencia (señal clara de irrespeto)
- Mascar chicle o similar (señal de falta absoluta de educación)
Y estas formas de vestir son claramente ajenas al sentir de un alma fervorosa:
- Ropa deportiva o similar, salvo caso de falta de tiempo para cambiarse
- Vestidos cortos (falda o pantalón), que ofenden al sentido de pudor
- Ropa llamativa por su vulgaridad o decadencia, que ataca al sentido de estética
Piense cada uno si en un evento público al que ha sido invitado, asumiría alguno de esos gestos o vestido. Y que se piense con sinceridad. Quizás lleguemos a conclusiones interesantes y práctica.
Y sobre todo:
- No confundamos la chabacanería con la sencillez
- No confundamos el cutrerío con la humildad
- No confundamos la frivolidad con la “verdadera fe”
Tratemos con cariño a Dios Nuestro Señor: si de la abundancia del corazón habla la boca, también del fervor del alma debiera hablar el cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario